¿Por qué Alexia…
para el profesor?

El profesor, líder del proceso educativo

Alexia proporciona al docente todas las herramientas y la tecnología que necesita para diseñar a medida sus clases y liderar el aprendizaje de sus alumnos. Además, permite a los profesores trabajar de forma colaborativa tanto en la creación de contenidos, como en la programación y planificación de las sesiones y el seguimiento tutorial de los alumnos.

Mejora la experiencia en el aula

Alexia acompaña al profesor desde la programación y planificación de las unidades didácticas, hasta la impartición de las sesiones y la evaluación, facilitándole acceso a la información que necesita en cada momento, y permitiéndole registrar de forma ágil, desde su tableta o smartphone, cualquier evidencia que suceda en el aula.

A través de su entorno de aprendizaje Alexia Classroom, el profesor dispone de herramientas que le permiten diseñar contenidos interactivos y atractivos, alineados con el proyecto educativo del centro. Aprovecha al máximo las posibilidades que ofrecen los dispositivos móviles, y permite aplicar metodologías activas que aumenten la motivación de los alumnos y la vinculación con su propio proceso de aprendizaje.

Seguimiento del progreso del alumno

En cualquier momento y desde cualquier lugar, el profesor tiene acceso a tiempo real a información detallada sobre la evolución académica de sus alumnos, pudiendo ofrecer una enseñanza más personalizada y adaptada a lo que cada estudiante necesita. Además, puede medir, analizar y comparar el progreso de los alumnos, y el resultado de las sesiones.

Las herramientas para compartir y solicitar información a otros profesores permiten tener una visión más completa de la situación de cada alumno. La inmediatez para informar a las familias e interactuar con ellas, es clave para la calidad del proceso de enseñanza.

Más tiempo para enseñar

Alexia libera al profesor de tareas burocráticas y administrativas, permitiéndole maximizar el tiempo dedicado a la enseñanza. Desde la preparación de las sesiones hasta la elaboración de informes o la compartición de información, todo es más sencillo y ágil.

Por ejemplo, la evaluación de los alumnos se realiza de forma muy intuitiva, y la nota media se calcula automáticamente en función de los criterios previamente definidos por el centro educativo, permitiendo así implementar sistemas de evaluación competenciales y transversales, que serían casi imposibles de llevar a cabo de forma manual.